27.7.12

El certificado digital no va conmigo

Posiblemente este sea tu pensamiento, pero también es muy probable que hace 10 años pensaras que tampoco "iba contigo eso del teléfono móvil", y ahora  mismo tengas uno (si no más) en el bolsillo.

Cada vez más recibimos menos correspondencia en papel y más correos electrónicos. Es muy comprensible: es mucho más barato, más ecológico, es más rápido, no ocupa lugar en la estantería y sobre todo: ¡es indexable! ¿Qué significa esto? pues que lo puedo buscar fácilmente, sin tener que ser un fanático del orden y de los archivadores. De hecho, yo ya recibo en electrónico todos mis recibos: luz, gas, teléfono y documentación del banco. Bajo mi punto de vista es mucho más cómodo. 

Os comento a continuación tres casos prácticos nada extraordinarios, que he realizado en las últimas semanas.

Comentaba que cada vez recibíamos más correo electrónico. La mayoría de él lícito, pero también es cierto que a veces se cuela bastante SPAM o comunicaciones que tú no has autorizado. Bien, que sepáis que podéis ejercer vuestros derechos descritos en la LOPD ante la Agencia Española de protección de Datos, (http://www.agpd.es) Yo lo hice, envié una copia de la denuncia presentada el emisor de los correos no autorizados y dejé de recibir noticias no autorizadas de forma instantánea  :-)


Declaración de la renta: Cierto, es quizá el trámite más típico, pero es que ir físicamente a una delegación es algo muy tedioso. También es cierto que se puede realizar de forma telemática si dispones de una copia de la última declaración... ¿Pero dónde tengo yo la última declaración? Con el certificado digital, me identifiqué, acepté el borrador y la entregué. Todo esto mientras tomaba el desayuno.

Por último recientemente he renovado el contrato de alquiler con mi casero (con quien ya me comunicaba por correo electrónico). Vimos que era un sin sentido quedar para firmar un papel, que a decir verdad, yo luego me escanearía y me enviaría al correo electrónico para no perderlo y tenerlo siempre accesible, como ya hice con el anterior contrato de arrendamiento.  Pues bien, en lugar de quedar para esto, me lo pasó por correo electrónico firmado y yo lo firmé y se lo envié. Un "trámite" que pude realizar a las 23:00h mientras miraba la tele, y todo esto en menos de 5 minutos.


Admítelo: si no es hoy será en breve, pero no hay marcha atrás. ¡Es hora de empezar a usarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario